Entrevista Andrés Calamaro

El cantautor argentino presenta el disco Dios los Cría.

Artistas legendarios, cantantes contrastados, leyendas y nuevas figuras rodean a Andrés Calamaro en esta saga de duetos, terceras y colaboraciones. Julio Iglesias, Manolo García y Vicente Amigo, Milton Nascimento, Raphael, León Gieco, Lila Downs, Saúl Hernandez, Fernando Cabrera, Julieta Venegas y más cantantes del abanico hispano le acompañan en la placa Dios los Cría, que reversiona el cancionero del compositor de Buenos Aires, acompañado del sonido del trío comandado por Germán Wiedemer.

Dios los Cría (Universal Music 2021) ya está disponible en todas las plataformas digitales, formado CD y vinilo doble.

Andrés Calamaro contestó el cuestionario que Rutas Alternas le envió para conocer más sobre su nuevo material.

– ¿Todos los invitados grabaron su participación a distancia? ¿Cómo recrear la atmósfera de la grabación conjunta en estudio cuando se hace de esa manera?

Es la forma artesana de grabar discos, la mas normal hace más de cuarenta años, aislar al cantante solo y con un micrófono a menos que un proyecto especial requiera otro método, como un disco grabado en vivo o un proyecto parecido.

– Aunque hay más géneros musicales involucrados, el boleto es predominante en el disco. ¿Por qué te decidiste por ese sonido?

Porque llevábamos casi dos años tocando con este sonido y arreglos, en 2016 grabamos Romaphonic Sessions, salimos de gira con Licencia Para Cantar y grabamos Dios los Cría antes de grabar el siguiente disco eléctrico, Cargar La Suerte. Ya estamos de vuelta de los boleros.

– En esta revisita a varios de tus clásicos, ¿recordaste el momento de su creación original?

No mucho, cantamos para olvidar y no es normal escuchar los discos una vez terminados. Recuerdo cuando las hicimos pero no me recreo en la nostalgia si no es estrictamente necesaria.

– ¿Cuál fue el reto principal para involucrar a cada invitado en la ambientación que buscaste en cada tema de Dios Los Cría?

Esa clase de retos los solventa Carlos Narea que conjugó todas las voces con la ingeniería de Angel Martos. Los distintos duetos y sus guiones, el sonido grabado en distintos estudios y la mezcla final definitiva. Los demás lo seguimos a Carlos, ya sea con decisiones o con servicio puro.

– ¿Cómo fue el diálogo con Germán Wiedemer para la instrumentación del disco?

No necesitamos casi hablar con German, sigo sorprendido por la categoría que ha impreso en los arreglos y la dirección del disco. Estábamos de gira con esta instrumentación de trío de piano, contrabajo y percusiones. Apenas si necesitamos de diálogo que tenemos de todos modos, nos entendemos hablando y leyendo música o los acordes.

– Dios Los Cría está editado en vinilo y CD. ¿Qué tan importantes son para ti los formatos físicos?

Los formatos son nobles si el oyente es noble y dedicado. Para mi lo importante de los long play es que no sean demasiado caros, los discos deberían pagarse entre cinco y quince dólares o el equivalente en otras monedas. Cien veces menos que un teléfono digital. El formato no debería ser un lujo, fue popular y apropiado. Adoptamos la telefonía total y el internet como alternativa al ostracismo analógico.

– ¿Cómo fue para ti revisitar tus composiciones? ¿Te queda alguna reflexión sobre el momento en que creaste las originales versus el momento actual que vives?

No lo sé, todo el tiempo estamos revisando y recreando el repertorio para los ensayos y las giras, nunca las tocamos dos veces idénticas. Lo llamamos interpretación, quizás inspirados en los géneros ajenos a las partituras como el blues, la música popular y folklórica.

– ¿Qué representa para ti la nostalgia como emoción humana? Está fuertemente presente tanto en los temas elegidos como en el boleto como género musical.

No me abono a la nostalgia, no me representa nada. En el rock es un lastre, lo convierte en un cliché, una caricatura de si mismo. Tocar y cantar no son ejercicios de nostalgia, subliman el presente. La música solo existe mientras está sonando. Cantar diluye la nostalgia y la melancolía en una cierta alegría.

– ¿Tenías ya en mente este proyecto colaborativo? ¿Se aceleró el proceso en virtud de la pandemia del COVID-19?

No creo, grabamos hace cuatro años y la pandemia estaba fuera de los cálculos de cualquiera. Luego grabamos otro disco y salimos de gira con otro repertorio.

– ¿Ha cambiado tu perspectiva sobre ser músico a partir del momento de reconstrucción que está viviendo la industria, fuertemente golpeado por la pandemia?

Mi perspectiva es la misma, no soy optimista ni pesimista. La industria ya estaba golpeada antes de la pandemia, se había suicidado para transformarse en otro negocio distinto.
Los músicos pendemos de la vocación, una pandemia afecta a todos los trabajadores y sus familias. Algunos no vamos a cambiar, otros no podemos ni queremos cambiar. En la música es aconsejable aprender del pasado porque escuchar la música del futuro es imposible a menos que ya esté grabada antes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *