Mujeres con voz, belleza y verdad

Romper estereotipos, tocar temas que duelen más allá del cuerpo, pedir igualdad y justicia, revelarse a los cánones de la belleza y, aun así, mantenerse hermosas, son atributos que – a mi gusto – tienen en común Andrea Echeverri, Bebe, Ana Tijoux, Liliana Saume y La Mala Rodríguez, mujeres que dentro de la escena musical latina e iberoamericana se han dado la libertar de “ser” a través de su música.

Mucho de lo que quiero decir respecto a estas mujeres lo resume El Estuche, una de las doce canciones que forman parte del cuarto álbum de estudio de Aterciopelados titulado Caribe Atómico, donde Echeverri entona con su peculiar voz la frase: Mira la esencia, no las apariencias… el cuerpo es sólo un estuche y los ojos la ventana, de nuestra alma, de nuestra alma, aprisionada…

Ellas, como otras más que en esta ocasión dejaré fuera de la lista, se han comprometido con sus ideales. Le cantan al amor y al desamor, pero también tocan temas que aquejan a las mujeres, como el feminicidio, el maltrato físico y psicológico, la igualdad de género, la explotación sexual de la imagen femenina, y sobre todo – con el ejemplo – hacen énfasis en la belleza natural.

Como parte de su álbum más reciente titulado Vengo, la franco-chilena Ana Tijoux se revela a través de su canción Antipatriarcal, mediante sonidos andinos y un video con imágenes de mujeres de diferentes latitudes del planeta. Tijoux levanta la voz y hace una reflexión sobre la fuerza femenina al cantar: No sumisa ni obediente, mujer fuerte insurgente, independiente y valiente, romper las cadenas de lo indiferente; no pasiva ni oprimida, mujer linda que das vida, emancipada en autonomía…”.

Cada una, desde su trinchera, ha plantado como estandarte la lucha por sus iguales, tomando como arma la música para despertar conciencias, tumbar muros y abrir puertas; y es que como lo dice la española Bebe en “A mí nadie me levanta la voz”, canción de su álbum debut, cada vez son más las mujeres las que deciden su rumbo, sin depender, dispuestas a amar pero sin perderse.

Liliana Saume, vocalista de la banda colombiana Bomba Estéreo, además de fiesta y ritmo, reflexiona a través de su música sobre el medio ambiente, la relación de las mujeres con los narcotraficantes y las comunidades indígenas.
La Mala Rodríguez, hace lo propio en temas como Amor y Respeto, Esclavos, Quien manda y otros más.
Ellas son, desde mi punto de vista, de esas personas que dejan en claro la fuerza de su ideología y lo importante de simplemente ser, de ser mujer.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *